BRINDANDO POR NADA / LAS PELOTAS

Luego del celebratorio 5x5, CD/DVD con clásicos (y no tanto) grabados en vivo en cinco shows con los que festejó sus bodas de plata en 2014, Las Pelotas compartió una nueva colección de canciones en las que Germán Daffunchio emerge cual sabio que va poniéndole palabras a distintas circunstancias por las que puede atravesar cualquier mortal, mientras sus compañeros siguen buscando la perfección sonara.

La banda va cocinando a fuego lento Algún día será mejor, cuando el cantante siente la ausencia y dispara: “Es difícil poder salir, si no estás no lleno el alma”. Como esas épicas canciones de U2 que explotan ante la irrupción de la guitarra líder, Víctimas del cielo mantiene su atractivo con el ritmo galopante de la base para indagar en medio del desamparo: “¿Por qué no estabas donde ibas que decías? ¿Por qué encontraste la razón en la vergüenza? ¿No ves que al fin estábamos los dos cubriéndonos del mundo entero?”. A lo Death Cab For Beauty, la inquietante Era comienza como un canto a la resignación (“Perdiendo el lugar, no hay que luchar, más no queda”), pero finalmente deja lugar para la esperanza (“Puede crecer en otro lado”). La esperanza trae optimismo. Y el optimismo, alegría. Sentimiento que nace mientras suena Como una estrella, que explota el costado pelotero más fiestero para recordar a un ser entrañable (¿Bocha Sokol?): “No importa dónde fuiste, no importa cómo fue, porque aún hoy vives”. Guitarra acústica y sintetizadores componen el aura celestial de Nada es real, donde el cantante hace oídos sordos al mandato divino para privilegiar la búsqueda sin temores: “Nadie es dueño del cielo, nada es real, cierra los ojos y sueña, libre de verdad”. En la funky Hasta el fondo del río, Daffuncio alerta sobre los inescrupulosos que siempre merodean: “Los mercenarios traicionan igual”. Luego de la furiosa El amor hace falta, llega la balada Brindando por nada con una reflexión pesimista, pero realista: “No hay remedio para todos los dolores de la vida”. Las rabiosas Dime y Se puede romper muestran incredulidad ante las palabras y las apariencias de quienes necesitan generar una buena impresión. La paranoia en aumento entre tanta distorsión, contrasta con la sutil Quizás no puedas, balada minimalista en la que el cantante y guitarrista acusa la incomprensión: “Si supieras en dónde caigo cuando no estás, hoy no estarías así”.

En Brindando por nada, Las Pelotas va mostrando sus diversas facetas, tomando elementos de distintos estilos musicales que le permiten ir generando y transitando los climas ideales para potenciar el mensaje que encierra cada canción.

Deja tu comentario:

Próximas Fechas

27ABR
TITO FARGO DUB STATION
ver más
27ABR
JAMAICAN REBEL NIGHT
ver más
27ABR
CORY HENRY
ver más
28ABR
DIVIDIDOS
ver más

Último Video