Saltando sueños

La banda liderada por Santiago Aysine y Beto Grammatico llenó el Malvinas al aire libre para grabar su primer CD/DVD en vivo y plasmar todo el camino recorrido con una lista de ¡treinta y cuatro! temas. Un hito que ningún fanático se quiso perder.

Sábado 18 de marzo / Malvinas Argentinas - Desde su concepción, en la vida de todo artista se empieza a fijar pequeñas metas para luego concretar grandes sueños. Este sábado, diez años después de la edición de su primer demo, Salta La Banca tuvo a miles de seguidores haciendo cola para entrar a ver al grupo que llenó de música sus días y que creció a la par de ellos. Con un promedio de edad Sub 30 es, sin duda, una de las bandas de rock que más jóvenes moviliza hoy en día.

A pesar del anuncio por todas las redes sociales del comienzo puntal del show, la multitud seguía ingresando (o hasta incluso comprando entradas) cerca de las 18 horas, media hora antes de la hora pactada. Entre lo abundante de las tonalidades oscuras en la ropa, se destacaba una parte que, con cotillón y polvos de colores, se preparaban para lo que iba a ser una verdadera fiesta. Las banderas ya flameaban por todo el campo, y la ansiedad se podía sentir en el aire.

Los acordes comenzaron a sonar y el griterío (en su mayoría femenino) evidenció lo inevitable: Santiago Aysine ya estaba arriba del escenario para reproducir Tren al Edén, que fue cantada con tanto fervor que en el estribillo dejaron que las gargantas de su público sólo cubrieran el espacio sonoro. “Bienvenidos a esta nueva Aventura diurna”, fue el saludo oficial que dio pie para que la armónica dé forma a la intro del tema. Sueño y Mejilla de ampolla siguieron mientras moría el cielo vespertino.

“¡Buenas noche, che! Hoy tenemos una lista larga, treinta y cuatro temas con muchas canciones viejas”, anticipaba como buen anfitrión Aysine. Duelen terminó con el cantito “Dale, dale, Salta La Banca”, con la clásica luz al público, mientras aplauden y demuestran todo su cariño. Las banderas se replicaban con múltiples localidades como Mendoza, Tandil y San Nicolás, decorando la noche ideal para un recital al aire libre. Llegó la hora de No pierdas cuidado, con la imagen de pequeños parlantes impresas en las pantallas gigantes con las clásicas iniciales de la banda “SLB”.

El recorrido continuó con Falta de asfalto y Brújula cuando la noche ya se hacía más protagonista. “Ahora sigue un set muy importante, del disco COPLA para recordar a Luciano Arruga”, resumió efectivamente Aysine. De los seis temas que tiene el CD, fueron recreados cuatro: Yo, El, Nosotros y Ellos. Luego, tomando partida como uno de los sobrevivientes de la tragedia de Cromagnon, el frontman sentenció “La música no mata, Callejeros inocente”, antes de darle voz a Nunca se repita.

En solidaridad con los trabajadores de AGR-Clarín, Pablo Viñas subió al escenario para dar visibilidad a un tema que los medios dominantes no quieren cubrir, para luego despedirse con un fuerte “Vamos la lucha del pueblo, viva los trabajadores y la juventud”. Ya con la banda reincorporada El jardín de mis agonías sirvió para que Aysine luciera la potencia de su voz que, vale agregar, se mantuvo firme e impecable durante todo el show.

Directo del primer disco Ya no somos dos ahora (2009), Desnudando a un ángel despertó la gargantas del público. Después de Invierno tibio, el cantante advirtió “vamos a ponernos melosos”, y enseguida los acordes dieron curso a Entre versos, la canción más escuchada en Spotify de la banda. Los celulares se encargaron de inmortalizar el momento o, en su defecto, transmitir en vivo para los seguidores de alguna cuenta de Instagram. La lista continuó con Labios de café, Quién dice?, Otro domingo e Ilusa ilusión.

Desde el principio del proyecto de la banda, Santiago Aysine estuvo con Alberto Grammatico, el guitarrista principal. Y la primera canción que compusieron juntos se hizo presente: Hay que saber ser, que el propio vocalista dedicó a “todas las mujeres que se movilizaron para decir ni una menos”. La hermosa Faquir, su más reciente corte del último disco Eureka, dio paso a Mercedes, Tu entrega y Dale Dolores entre globos blancos que fueron apareciendo y distribuyéndose en el público.

“Gracias por la fiesta loco, se merecen esto”, retribuyó a su gente Aysine antes de que empiece el clásico set de cumbia. El primer tema del mismo fue La cerveza de Ráfaga, un infaltable en la lista de cualquier noche hoy en día. Después de ti, de Leo Mattioli; Qué calor, de Pibes Chorros; Vienes y te vas, en la versión de La Base; y Se me ha perdido un corazón, de Gilda; completaron el mini set cumbiero. Los últimos dos, Santiago las canto a capella, mientras la banda hacia un pequeño lapso para preparar el sprint final de la fiesta.

El desenlace de una noche eterna lo fueron marcando Somos, Seremos, La espada del recelo y Bautimo, que provocó el pogo mas grande de la noche al ritmo de “Descontrol en el corazón…”. Antes de terminar, Santiago Aysine recordó aquellas bandas que le dieron una mano en sus primeros pasos y recalcó el laburo logrado desde la autogestión, desde su independencia como banda. Que Salte la banca y Soldado fueron las elegidas para terminar de decorar una velada donde el salto esta vez llegó hasta otro sueño.

Deja tu comentario:

Próximas Fechas

27ABR
TITO FARGO DUB STATION
ver más
27ABR
JAMAICAN REBEL NIGHT
ver más
27ABR
CORY HENRY
ver más
28ABR
DIVIDIDOS
ver más

Último Video