“La gente ya se está aprendiendo los temas”

La banda revelación del rock argentino cuenta cómo fue jugarse por una propuesta diferente y cómo hace para seguir conquistando cada vez más oídos. El sábado vuelve a Niceto Club.

Apenas un par de años pasaron desde que una banda de músicos con orígenes en el jazz dio a conocer un verdadero coctel de sonidos en cada uno de sus temas. Sin poder encasillarlos, los Octafonic lograron justamente lo que querían: ser diferentes a lo que ya había en el menú que ofrece el rock argentino. El éxito del primer disco Monster (2014) marcó su verdadera tendencia y, con Mini Buda, avanzaron en ese camino que los llevó de ser una promesa a romperla verdaderamente en Primera.

-¿Vienen disfrutando ‘Mini Buda’?
-Nicolás Sorín:
Mucho. Es un disco que nos dio muchas satisfacciones, mucho reto a la hora de tocarlo, y nos divierte mucho la experiencia. Estamos dándole la vuelta al vivo, porque cuando uno viene del estudio, el vivo es algo que se va macerando de a poco. Así que estamos muy contentos con nuestro segundo disco.

Llevar el disco al vivo, es un verdadero desafío siempre. Pero para Octafonic mucho más. No sólo por su numerosa cantidad de integrantes (ocho), sino por la exigencia en la perfección de su música. Aunque Mariano Bonadío desmitifica un poco el hecho: “Lo que hay es mucho ensayo, con tres años de shows y de afianzarse realmente en el escenario, que es donde uno tiene que pelar las papas y también disfrutar desde la presentación del disco. La gente está hecha una fiesta donde sea que estamos yendo”. Nico Sorín, cantante y creador de la bestia, agrega la frase clave: “La gente ya se está aprendiendo los temas. Es muy lindo, es hermoso ver cómo estamos creciendo”.

-¿Qué se siente que esta apuesta por hacer algo diferente esté dando frutos?
-NS:
Está buenísimo. Es muy sorpresivo todo lo que nos pasó en Monster, un disco que era una cosa muy inviable y se convirtió en algo viable. Después empezaron los shows y la gente. No tuvimos mucho tiempo de pensarlo y es mejor, porque si alguno se pone a pensar ciertas cosas, la termina cagando. Estamos yendo ahí, concentrándonos con lo que viene y lo que estamos haciendo ahora.

-Siempre te escuchaba decir: “Cuanta gente que viene a ver una bandita de jazz”…
-NS:
(risas) La bandita de Jazz que termina en Vorterix.
-MB: Es el cambio que se planteó desde el primer momento, fue decir “salgamos de esto” y vamos para el otro lado, a ver qué pasa…
-NS: Claro, cuando veíamos que íbamos a tocar a un lugar de jazz y estaba la gente sentada.
-MB: De golpe salís con el megáfono y una señora que estaba tomando un café tranquilamente se asusta. Entonces te decís “Che loco, esto no cuadra, a ver qué pasa si...´. Y pasa pasa lo que pasó… Está abierto a que mañana hagamos un Cosquín folklore (risas).
-NS: Y, en vez de túnica, nos ponemos los ponchos.

-Es interesante cómo van a pareciendo las capas de sonido. ¿De dónde empieza? ¿Cuál es la idea base?
-NS:
En general, la idea es una especie de ladrillo, como lo llamo yo. Un ladrillo musical que puede ser un motivo de tres notas. Puede ser algo cantado como Mini Buda y después se desarrolla como si fuera una pequeña orquesta. Se compone de esa forma. Es composición clásica en un sentido. Lo lindo es cuando se golpea con los muchachos, quienes tienen sus funciones, y está en cada uno está armar eso.

-Cada uno va poniendo su impronta…
-NS:
Totalmente. Es más, después se mejora, obviamente, porque cada uno le pone su personalidad, justamente. Y además vamos aprendiendo a organizarnos en los ensayos multitudinarios. Con el tiempo viene la calma, hemos tenido tiempos bravos.

Ya con tres años de rodaje, y el reconocimientos de por medio, Octafonic va invadiendo cada vez más escenarios. Incluso este año tocó en dos de los festivales más importantes de los que se realizan en el país: Cosquín Rock y Personal Fest. “Es una oportunidad para mostrar, una vez más, lo que hacemos a gente que comúnmente no nos vendría a ver. Eso es lo lindo”, resalta Bonadío sobre la presencia en los festivales multitudinarios. El sábado en Niceto Club habrá una nueva oportunidad para comprobar lo que dice Sorín: “La verdad de la milanesa está cuando uno va a ver una banda en vivo”.

Deja tu comentario:

Próximas Fechas

27ABR
TITO FARGO DUB STATION
ver más
27ABR
JAMAICAN REBEL NIGHT
ver más
27ABR
CORY HENRY
ver más
28ABR
DIVIDIDOS
ver más

Último Video