DEDOS MÁGICOS Y PEGAJOSOS

Mientras esperamos el anuncio oficial de la cuarta visita de los Rolling Stones al país, el periodista Diego Perri analiza la reedición de Sticky Fingers, uno de los discos esenciales de la banda, y devela detalles de lo que podríamos ver en River antes de fin de año.

Para los coleccionistas, estos últimos años se tornaron reveladores respecto a las perlas que los Stones fueron desempolvando desde la bóveda. Las versiones alternativas, aquellas descartadas o inclusive en vivo que atesorábamos en piratas (muchos de dudosa procedencia y sonido), por estos días salen a la luz con presentaciones de lujo, en formatos varios y con sonido inmaculado.

En principio fue Get Yer Ya-Ya’s Out, luego le siguió Exile On Main St y más tarde Ladies & Gentleman y Some Girls; también hubo ediciones brillantes de Charlie Is My Darling y de registros en vivo, como Some Girls ’78 y Checkerboard Lounge ’81 con Muddy Waters; hasta la compilación con sus dos últimas canciones de estudio incluidas en Grrr (“Doom and Gloom” y “One More Shot). Y así podrían continuar disco por disco con los que aún no relanzaron.

Pero Sticky Fingers es el que hoy nos convoca. Porque es el lema y argumento de Zip Code, su nueva gira, aunque no necesiten un argumento para salir de tour: ver a los Rolling Stones en vivo es presenciar una de las maravillas del mundo y repasar la historia de la banda, y sin ir muy lejos de la misma historia del rock, en dos horas ininterrumpidas. Dos horas que tendrán todos los condimentos: rock furioso, country, baladas, coros de iglesia, blues, pop discotequero, pactos con el diablo y más. Un Jagger que, al borde de los 73 años, sigue cantando, bailando y corriendo las pasarelas como si tuviera 20 y un Richards que continúa disparando riffs marca Keith Richards, directos al corazón. Ronnie pasea sus solos y toda su locura en forma incesante, y Charlie Watts maneja la banda desde atrás como lo hace desde comienzos de los sesenta detrás de su Gretsch.

En el show sorpresa que brindaron en el Teatro Fonda de Los Ángeles, como previa al inicio de la gira, tocaron por única vez todo Sticky Fingers y, con el correr de los shows, fueron mechando al menos tres canciones del disco en cuestión con “Brown Sugar” como inamovible y variando entre “Can’t You Hear Me Knocking”, “Wild Horses”, “Bitch”, “You Gotta Move” y “Moonlight Mile”, el más celebrado de los temas.

Sticky Fingers apareció originalmente en 1971. Fue el primer disco para Rolling Stones Records, el propio sello de la banda, y el debut de Mick Taylor en un disco completo como reemplazo del fallecido Brian Jones. Ya había puesto su virtuosa guitarra en Let It Bleed (1969), pero en éste participó en forma completa durante todo el álbum.

Se comenzó a grabar de manera intermitente desde fines del ‘69 y se concluyó a comienzos del ‘71; apareciendo en abril de ese año. Fue producido por el ingeniero Jimmy Miller, quien metía mano en la consola por tercera vez en un disco de los Stones luego de Beggars Banquet (1968) y Let It Bleed.

Sticky Fingers es probablemente el disco más completo de la banda, ya que tiene temas e ingredientes del rock and roll, del country, el blues, rhythm and blues y del soul. Y, a nivel lírico, es más profundo y oscuro que otros, con referencias a las drogas (“Brown Sugar” y “Sister Morphine”), a la esclavitud y al sexo (“Sway”, “Bitch” o “Dead Flowers”).

Además se destaca Mick Taylor con su solo en “Can’t You Hear Me Knocking”, la dulzura campestre de “Wild Horses” y toda la influencia que Gram Parsons le había transmitido a Richards, y el alto vuelo instrumental y lírico de “Moonlight Mile”, mientras que el blues en potencia a través de “You Gotta Move” y “I Got The Blues” con una sesión de vientos de lujo comandada por el gran Bobby Keys.

Las sesiones se iniciaron en la casa de campo de Jagger en Stragroves, se usó material grabado previamente en los míticos Muscle Shoals Studios de Alabama (a propósito, recomiendo el documental sobre el estudio lanzado el año pasado en DVD y titulado Muscle Schoals) y hasta en el estudio móvil de la banda. Esas primeras sesiones fueron el gen de algunos temas que incluirían en Exile On Main St, su siguiente álbum, como fue el caso de “Tumbling Dice”. La grabación continuaría en un lugar familiar para la banda: los Olympic Studios de las afueras de Londres.

La portada, que mostraba unos jeans con un cierre verdadero, fue diseñada por Andy Warhol, la cabeza del movimiento Pop Art, e incluyó por primera vez el famoso logotipo de la lengua, obra perteneciente al artista John Pasche e inspirada en la diosa hindú Kali. La tapa fue censurada en España y reemplazada por otra en la que unos dedos salían del interior de una lata de conserva.

Las versiones remasterizadas 2015 de Sticky Fingers van desde el CD standard con el CD bonus, que incluye las tomas alternativas, hasta las de lujo con CD, o LP’s, DVD con dos temas del Marquee ‘71, CD en vivo en Leeds del mismo año, libro de 72 páginas y temas en vivo más postales, poster y single. Lo más destacable en cualquiera de estas versiones es el CD extra que contiene: “Brown Sugar” (versión alternativa con Eric Clapton), “Wild Horses” (versión acústica), “Can’t You Hear Me Knocking” (versión alternativa), “Bitch” (versión extendida), “Dead Flowers” (versión alternativa), “Live With Me” (en vivo en The Roundhouse, 1971), “Stray Cat Blues” (en vivo en The Roundhouse, 1971), “Love In Vain” (en vivo en Roundhouse, 1971), “Midnight Rambler” (en vivo en The Roundhouse, 1971) y “Honky Tonk Women” (en vivo en Roundhouse, 1971).

Respecto al actual Zip Code Tour, tuve oportunidad de presenciar los shows en Atlanta, Orlando y Nashville, este último sin despedicio y con un bloque memorable: “Far Away Eyes” con Ronnie en steel guitar, “Dead Flowers” con Brad Praisley como invitado (figura del country actual en la ciudad country por excelencia) y “Wild Horses”.

Los Stones están en gran forma, ofrecen un show adrenalítico, plagado de hits, con temas de todas las épocas con el equilibrio justo entre rock and roll, baladas, blues, con los pifies de siempre y esos desajustes que los hace auténticos. Inclusive hasta parecen humanos...

Todo parece indicar que volverán a nuestro país entre fines de octubre y comienzos de noviembre para sumar un nuevo capítulo a ese amor sin barreras que mantienen con el público argentino para devoción de todas las tribus que conforman nuestra única y tan particular República Stone.

Diego Perri es agente de prensa y periodista. Fanático y coleccionista de los Rolling Stones. Autor del libro La República Stone.

Escuchá Wild Horses acústica

Escuchá Can't Your Heard Me Knocking

Escuchá Dead Flowers

Escuchá Bitch

Escuchá 'Brown Sugar' con Eric Clapton

Deja tu comentario:

Próximas Fechas

30MAR
DANIEL RAFFO y LORENZO THOMPSON
ver más
31MAR
FIESTA DE LA FLOR / JAMAICA Y TAMARINDO y THE CIBELES
ver más

Último Video